Google+ Followers

Google+ Followers

viernes, 9 de marzo de 2007

Gran Hermano 2007

Lo que sigue lo escribí hace apenas dos semanas

Hice el esfuerzo de verlo dos veces y ya me aburrió. O sea, sí, un rato te enganchás en el puterío, porque tiene esa cosa de que es real... pero al rato, a la media hora como mucho, decís, bueno, ya fue y cambiás de canal...

Pregunto: ¡¿cómo puede casi todo el mundo estar viéndolo todos los días en todas partes...?! Y no digo adolescentes, eso es entendible, hablo de gente supuestamente adulta...
¡Gente grande, che, déjense de joder...!

Y pensar que me comí horas y horas de cola desde las 9 de la matina hasta la noche, en pleno invierno, con un cansancio, hambre y frío de aquellos, al borde del desmayo, en la puerta de Telefé, junto con otros cientos de giles y gilas, para tratar de entrar a la famosa Casa, allá por el 2002...

Y pensar que quedé preseleccionado en el primer casting...
Eramos tan jóvenes... y un poco pelotudos también, ¿para qué negarlo...?

Y lo que sigue lo escribo ahora:
Finalmente terminé enganchándome yo también en esta nueva edición de GH. Es más, desde la primera edición de El Bar TV no me divertía y apasionaba tanto con un reality. Y si observan con detenimiento verán que tienen bastantes similitudes: allá y entonces estaba el dúo Nocera (y La Cumbre) vs Granelli y su bandita de fachos caretas y acá, salvando las distancias, pasa más o menos lo mismo: Male, su aliada Mariela y algún que otro "alcón" disimulado, como los más copados, como el aguante, algunos neutros y el grupo de Los pollitos de Nadia como los más falsos.

Así que gracias a esta despiadada y sincera batalla entre Male y Nadia -y todo lo que generó- se ha vuelto un reality divertidísimo y para no perderse.

De todas formas, sigo pensando que la ideología que fomenta GH, la que fomentaba El Bar -y que es la misma que se ve en cualquier grupo de trabajo- es bastante deplorable porque termina ganando el más hipócrita. Premian, como en la sociedad misma, al más falso con el verso de ser el más "emocionalmente inteligente" del grupo, eufemismo que en mi barrio se conoce simplemente como el más garca, el más careta, el zorro que se hace el boludo para zafar...

Un abrazo,