Google+ Followers

Google+ Followers

miércoles, 8 de abril de 2009

Kiss en la Argentina


Lo de Kiss anoche fue tremendo, alucinante, mágico, impresionante, impecable. Y me quedo corto en adjetivos. Una verdadera fiesta, una noche feliz. Y de paso una lección de rock para esos pibes de Las Pelotas, que deberían ser más respetuosos y humildes con los que saben más que ellos.

Yo, habiendo sido fana de Kiss -Beso, en inglés- desde niño casi, fui anoche con miedo de volver decepcionado, porque mucha gente que supuestamente le gustaba la banda como a mí, me advirtió que ya no sonaban igual y que los años se notaban. Por eso saqué popular por temor a sentir que había tirado la plata. ¡Mentiras...! Evidentemente esa gente era mala leche, anti Kiss o ambas cosas a la vez, porque la banda sonó mejor que nunca, incluso mejor que en su mejor época de juventud, en la etapa del Alive II. Y si me arrepentí de algo fue de no haber sacado campo. Pero la próxima allì estaré, ¡como sea!

Besame Las Pelotas

Siempre que llega Kiss a nuestro raro país, se arma alguna polémica... Esta vez la más importante la protagonizaron los muchachos de Las Pelotas. ¿Cómo van a bardear a Kiss públicamente y por lo tanto a toda su gente?
Primero, ni bien se enteraron hace un tiempo atrás que iban como soporte de Kiss empezaron a criticarlos en La Viola y después me comentaron que cuando cerraba el show de su banda el violero dice "bueno, nos vamos así viene Kiss a chuparnos las pelotas", o "to lick my balls" (o algo así). Eso es cualquiera. A mí me gustaban, pero con esto ya fueron para mí. ¿No les importa ponerse a mucha de su gente en contra? No podés decir eso ante tanta gente que estaba ahí para ver a ambas bandas y muchos incluso solo para ver a Kiss. Porque si actuaran como él, agrediendo y faltando el respeto, todos esos que estaban ahí para ver a Kiss, miles de fans, lo hubiesen cagado a puteadas. Sin embargo no lo hicieron porque los kisseros somos gente respetuosa y buena onda y nos bancamos la agresión, demostrando nuestra tolerancia. Pero a él no le importó nada y no tuvo respeto por la gente de Kiss. En fin, lamentable. En esas cosas todavía seguimos siendo un país de mierda, facho y retrógrado, fomentando el odio y la intolerancia. Un pena. Y me duele particularmente porque yo, humildemente, era fan de Sumo -banda de la cual se desprenden tras su separación Las Pelotas y Divididos-, tuve la suerte de verlos varias veces, tenía sus discos en vinilo, todo... Pero el motivo de este post es simplemente decir GRACIAS KISS por una de las noches más felices de mi vida (después de todas las de sexo, claro)

¡Aguante Kiss, loco!

Un abrazo
Klau